EL DOLOR

“UN MAL COMPAÑERO DE VIDA”

Las emociones afectan a nuestra columna

Los sentimientos y las emociones reprimidas devienen –generalmente- en enfermedades como úlcera o gastritis, pero también en dolor de la columna y lumbar. Tu actitud externa esconde una actitud interna, cualquier problema emocional tendrá su síntoma físico: una columna alineada es clave para conservar la salud. 

Si pretendemos transmitir una verdad o un sentimiento, nos dirigimos -sin duda alguna- a sentar las bases del conocimiento para aclarar las dudas y así poder explicarlas con fundamento. Nuestro cuerpo no puede escapar a las situaciones en que nos encontramos inmersos y así es que éste recibe constantemente las influencias de todo lo que nos rodea.

La columna vertebral es el pilar fundamental de nuestra existencia, no por su estructura, sino por lo que la misma recubre y cuida: nuestro sistema nervioso.

La Columna refiere al soporte vertical que permite mantener el peso de una estructura. Vertebral, por otra parte, es lo referente o relativo a las vértebras (los articulados y los huesos cortos entre sí que forman el espinazo de los animales vertebrados). Es el autentico eje del cuerpo humano, que permite mantener el peso de una estructura.

 

La Columna representa el sostén en la vida, es el que mantiene el cuerpo, el fundamento muscular y de la estructura ósea. Representa sobre todo lo que “aguantamos” de las dudas de nuestra vida.

Encontramos una importante relación entre la espalda y muchas enfermedades. Se reconoce que el 90% de los dolores tienen conexión con la columna vertebral, ya sea que un problema en el cuerpo ocasione una tensión que termine por dañar al sistema nervioso que pequeños desplazamientos de las vértebras opriman los nervios que alimentan a nuestros órganos y a distintas partes del cuerpo, dañándolos indirectamente, o y, en consecuencia, a la columna vertebral.

 

Las emociones se guardan: acumulamos tensiones en diferentes zonas del cuerpo especialmente en el estómago, riñones, hígado, hombros y espalda. Esta tensión deforma los órganos y el propio cuerpo, afectando así a la columna vertical en forma de tensión y músculos agarrotados. 

La realidad del dolor es el resultado final de una condición de vida con deterioro, no llegamos a padecerlo fortuitamente, sino por el acumulo de situaciones.

 

Cuando se sufre de estrés, con frecuencia vemos como estos estados emocionales repercuten en nuestro cuerpo y sin duda alguna a nivel de la espalda le producirán un esfuerzo mecánico importante, condicionando la respiración. Tornando rígido el tórax, impidiendo que llegue el aire necesario para nuestra tener una vida normal. 

La circunstancia de vivir con estrés van minando nuestra capacidad de funcionar correctamente. Por lo tanto, al perder funciones sufrimos impotencias musculares, orgánicas y hasta mentales.

 

La musculatura superior abraza el cuello y los hombros y reflejan el estado emocional: si estamos contentos nuestro rostro se presenta distendido, nuestro cuello erguido, sin tensiones y relajado. Por el contrario, las personas tristes, proyectan un cuello hacia delante, todo le pesa y se traduce en una mirada baja. Sentirse cansados, cuando en realidad no han hecho un esfuerzo físico, sino que han estado actuando mal a nivel respiratorio, ya que un tórax deprimido en su actividad difícilmente pueda recibir el aporte neurológico en forma adecuada. Al diafragma no le llega la orden nerviosa de manera adecuada de su nervio frénico que desciende desde el cuello, el cual está rígido, contracturado. 

Las funciones orgánicas se verán seriamente afectadas, en una musculatura rígida. Apenas la circulación de sangre será eficiente, pesadez de vista, dolor de cabeza y las tensiones repercutirán sobre el sistema digestivo.

El éxito radicará, en definitiva, en lograr cambiar nuestro estilo de vida.

 

Emociones, órganos y vértebras.

Las vértebras torácicas tienen cierto grado de flexión y son relativamente pequeñas y fijas. Su función principal es conectarlas. Sus terminales nerviosas alimentan los principales órganos del cuerpo y están relacionadas con problemas de corazón, pulmones, hígado, riñones, páncreas y estómago. 

La depresión y el miedo los problemas se hacen eco en la zona lumbar. Los órganos reproductores y la vejiga empiezan a verse implicados. La zona lumbar puede ayudar contra el estreñimiento, la espalda dolorida, la irregularidad en la menstruación y hemorroides. También puede generar dolor de hombros , debilidad ocular y dolor de cabeza, debido a una falta de irrigación sanguínea.

-Donde más se perciben los efectos de daños en los órganos es en la región torácica. Se pueden aparecer problemas como baja presión, asma, problemas estomacales, cardíacos, úlceras estomacales y diabetes.

-Cuando la región pélvica tiene un desequilibrio puede aparecer dolencias referente a los órganos genitales, puede haber infertilidad, frigidez o herpes; en cuanto a los riñones: cistitis, cálculos; en lo referente a la digestión y la eliminación: incontinencia, diarrea, estreñimiento, colitis, etc. Las desviaciones de la columna vertebral (escoliosis) nacen generalmente a este nivel y conllevan con ellas dolores de espalda graves.

Dolor a nivel emocional:

-Las cervicales y toda su zona representa la flexibilidad, un dolor en la zona del cuello indica la negación, la terquedad y la inflexibilidad.

-La zona alta de la espalda puede asociarse a la falta de apoyo emocional, la sensación de no ser amado.

-La zona media de la espalda representa las culpas, sensación de carga. Habitualmente suelen ser personas que se responsabilizan en exceso por la vida de los demás.

-La zona baja de la espalda tiene el origen en mis relaciones afectivas que no siempre van como lo deseo. La comunicación tanto verbal como sexual, es deficiente, por no decir inexistente, y estoy constantemente volviendo a plantear este tema. Tengo la sensación de tener que nadar a contra corriente y me siento en un callejón sin salida. 

Cómo solventar un dolor emocional

Consecuencias

Si en ocasiones te quedas en blanco y no sabes qué decir…O a veces te cuesta pensar con claridad…Si te sientes estancado/a y no sabes por qué…

Es muy probable que estés sufriendo un bloqueo mental de tipo emocional, una sensación particularmente incómoda en la cual no logras coordinar las ideas o te sientes atrapado, sin poder llevar a buen puerto tus planes. Es un síntoma frecuente de ansiedad y puede ocurrir cuando el dolor es continuado en el tiempo y no ves ninguna forma de salir de él.

DOLOR ¿EMOCIONAL? – Orientación Emocional

¿Bloqueo mental?

El bloqueo mental es una resistencia provocada por la negación de algún pensamiento o emoción. Por tanto, es una especie de mecanismo de defensa que se pone en marcha automáticamente cuando nuestra mente quiere mantener alejadas aquellas ideas o sentimientos que pueden perturbarnos.

La manera más usual de manifestarse el bloqueo mental es la sensación de no poder pensar con claridad. En esos momentos nuestra capacidad para organizar los pensamientos merma considerablemente y no logramos solucionar problemas que en otras circunstancias habrían sido pan comido. A menudo también se experimenta una sensación muy incómoda de inmovilismo, ya que por mucho que nos esforcemos, sentimos que no logramos avanzar.

CUANDO EL DOLOR EMOCIONAL NOS SUPERA - Un interior con vistas ...

Esta sensación puede ser puntual y aparecer en periodos de mayor dolor y/o estamos muy estresados, pero también puede perdurar a lo largo del tiempo, como cuando hemos sufrido un trauma. En estos casosel bloqueo mental suele venir acompañado con un bloqueo emocional y se convierte en un obstáculo que nos impide avanzar, generando emociones negativas como el miedo, la tristeza, el enfado o incluso la culpa.

El problema es que cuanto más bloqueados estamos, menor será nuestra capacidad para sentir y pensar con libertad, por lo que si no salimos rápido de esta situación, corremos el riesgo de caer en un círculo vicioso muy dañino.

Dolor emocional, causas y efectos

¿Cómo reconocerlo?

La forma de presentación de un bloqueo mental varía mucho de una persona a otra y depende fundamentalmente de la causa que generó el problema. No obstante, algunos de los síntomas más comunes son:

  • Plano psicológico: pérdida de energía, agotamiento, tensión interna, insatisfacción, sufrimiento, pérdida de sentido e imposibilidad de llevar adelante los planes
  • Plano físico: dolor de cabeza, náuseas, problemas en la piel, trastornos gastrointestinales y/o una vida sexual insatisfactoria

Cuando el bloqueo mental o el bloqueo emocional suele hacer su aparición y suele hacerlo en las situaciones más inoportunas, es un síntoma de ansiedad.

En algunas ocasiones el bloqueo mental aparece como un síntoma de fobia social. En estos casos la persona no logra hablar en público o interactuar con los demás porque está completamente paralizada, lo cual genera una gran angustia.

Percepción psicológica del dolor

Sus causas:

  • Trastornos psicológicos:  pueden provocar un bloqueo mental más o menos intenso ya que en estas condiciones las emociones toman el mando y nos impiden pensar con claridad.
  • Falta de conexión con las emociones: cuando tenemos la costumbre de reprimir las emociones, estas terminan enquistándose y en periodos de gran estrés, vuelven a salir y pueden provocar un bloqueo mental.
  • Traumas no resueltos: cuando las situaciones han sido particularmente dolorosas desde el punto de vista emocional y no las hemos asumido, el más mínimo detalle puede reactivar el trauma y conducirnos a un bloqueo mental.
  • Creencias erróneas adquiridas en la infancia: en la base de los bloqueos a menudo se encuentran experiencias infantiles de desvalorización, desprecio y humillación.
  • Sentimiento de culpa: la culpabilidad es una de las sensaciones más dañinas que existe ya que nos mantiene atados al pasado, a un error que cometimos pero que no logramos superar.
  • Idealización del yo: cuando la persona tiene una imagen demasiado idealizada de sí mismo o cuando tiene una fuerte tendencia al perfeccionismo. Detrás de este problema se esconde un profundo miedo al fracaso que puede llegar a ser muy inmovilizante.
  • Situaciones muy tensas: en ocasiones sufrimos un bloqueo puntual, que la situación en la que estamos inmersos genera tanta tensión que no somos capaces de soportarla, casi siempre porque pensamos que no vamos a estar a la altura de las expectativas.
Qué le sucede a nuestro cuerpo cuando mentimos?

Las consecuencias:

El bloqueo emocional o mental puede llegar a ser una situación muy angustiante, ya que la persona siente que no puede avanzar. Si esta situación se mantiene durante mucho tiempo, puede generar depresión, desesperanza e incluso la pérdida de sentido de la vida ya que cuando no vemos la salida, nos resulta difícil mantener una actitud positiva y no derrumbarnos.

Dolor emocional. Qué es y cómo vencerlo - Clínica Fuensalud

Cuando no se busca ayuda y el bloqueo emocional o mental se mantiene durante mucho tiempo, puede llegar a provocar daños en la autoestima, ya que normalmente esta situación afecta considerablemente el desempeño intelectual.

 

 En cierto punto del camino, muchas personas comienzan a preguntarse por qué les está sucediendo eso y asumen un papel de víctima que no hace sino potenciar la sensación de pérdida de control y sumirles en una espiral de negatividad.

Una oportunidad para el cambio

Lo cierto es que se trata de una señal de alarma y, como tal, debemos prestarle atención. De hecho, en algunas ocasiones los bloqueos emocionales nos protegen de sentimientos, pensamientos o emociones que no estamos preparados para enfrentar en ese momento, pues no contamos con los recursos necesarios.

Desapéguese de lo que encadena su vida, el dolor emocional

En otros casos, ese bloqueo puede estar indicándonos que la forma en la que estamos manejando algunos aspectos de nuestra vida no es la más adecuada y deberíamos reflexionar al respecto. Por tanto, sufrir un bloqueo emocional también puede convertirse en una oportunidad para cambiar y mejorar. Recuerda que no se trata de ocultar las preocupaciones y obviar los sentimientos sino de enfrentarlos y salir fortalecidos de esa experiencia.

La hipnosis es muy eficaz, sobre todo cuando es necesario cambiar las creencias irracionales que se encuentran arraigadas en la personalidad. Otra técnica para eliminar los bloqueos es el mindfulness, con la cual se potencia un estado de conciencia plena y se logra que las ideas fluyan de manera más ordenada.

  • Superar el bloqueo mental o emocional y comprender la causa que lo originó
  • Más claridad mental
  • Fortalecer tu autoestima y aumentar tu seguridad
  • Aprender a escuchar los mensajes de tu cuerpo
  • Aprender a expresar las emociones de manera más asertiva
Serenidad

Mª José Ferré

3 comentarios en “EL DOLOR”

  1. Gracias María José por este artículo ,no podía ser más indicado para mí pues tengo escoliosis severa,tus indicaciones son de gran ayuda y las pondré en práctica,y gracias por tu sensibilidad en lo que transmites,un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies