¡AGUA POR FAVOR!

Cuando tienes sed lo primero que te viene a la cabeza es… voy a comprar una botella de agua en aquel bar, en aquel quiosco o en aquel super.

  Lo haces por pura inercia, no te paras a pensar que tipo de agua estas bebiendo, que sustancias lleva que pueden perjudicarte como microplásticos, si tiene los nutrientes que tu organismo necesita,  cuanto tiempo lleva envasada y si ha estado a la merced de los elementos como el calor del sol o del frio invernal, etc. 

Evidentemente, estos aspectos no los valoras a priori, lo único que te urge es beber agua.

Porque beber agua es la mayor necesidad que tiene nuestro organismo, después de respirar oxigeno, por supuesto.  

Sí, aunque creamos que no es así, beber agua es lo único que nos ayudará a no morir.

Esto es porque cada órgano en el cuerpo necesita agua para seguir viviendo. La supervivencia del riñón, el corazón y la pureza de la sangre dependen de la ingesta adecuada de agua.

El papel que el agua juega en el mantenimiento de la funcionalidad del cuerpo es notable. Sin agua el cuerpo perecerá.

 Otra desventaja del cuerpo de ser privado de agua es la falta de oxígeno y nutrientes que el agua lleva en todo el cuerpo.

 El agua se utiliza para eliminar las impurezas del cuerpo. Por eso es importante orinar o vaciar la vejiga a menudo; Para evitar infecciones y otras enfermedades. El riñón funciona como un filtro, eliminando los residuos del cuerpo en forma de un líquido.

El cuerpo humano necesita una gran cantidad de agua sobre una base diaria para mantenerse saludable.

La velocidad a la que se produce la deshidratación varía según las condiciones en las que estés, si estás en el interior de un espacio o al aire libre.
Pero si no tienes agua y el calor al aire libre es agobiante, y si encima sometes a tu cuerpo a una intensa actividad física, este proceso puede volverse mortal en apenas unos minutos. "El ser humano tiene un límite de tolerancia al calor, a partir del cual sufrirá estrés por calor e incluso podrá llegar a morir".
"Las cifras de mortalidad en el mundo aumentan en los días más fríos, pero sin lugar a duda suben mucho más en los días de calor extremo".
Si haces ejercicio físico en un ambiente caluroso, tu cuerpo puede perder entre 1,5 y 3 litros por hora a través del sudor. El efecto que tendrá en tu cuerpo será muy notorio. Esta deshidratación leve puede llegar a hacerte sentir más cansado y menos capaz de desenvolverte físicamente.
A medida que te deshidratas más y más tu capacidad de enfriarte a través del sudor disminuye, lo que aumenta el riesgo de sufrir un sobrecalentamiento general.
Al eliminar más agua de la que recibes, tu sangre comienza a espesarse, lo que afecta en tu sistema cardiovascular, que tiene que trabajar mucho más duro para sostener la tensión sanguínea.
Tus riñones harán lo imposible por compensar este déficit reteniendo más agua y haciendo que orines menos.
Cuando llegues a perder cerca de un 4% de tu peso corporal, la presión arterial descenderá y puede que te desmayes.

La siguiente etapa, cuando ya has perdido hasta el 7% de tu peso corporal, es el daño de órganos.
"Tu cuerpo tiene problemas para mantener la presión arterial"
Para sobrevivir, tu organismo, ralentizará el flujo sanguíneo a órganos no vitales, como los riñones o el intestino, causando daños en estos. Si los riñones siguen sin filtrar la sangre, los desechos celulares se empezarán a acumular.
Esto ocurrirá cuando literalmente "te mueres por un vaso de agua".
Por todo esto, es vital que te mantengas siempre bien hidratado, más aún cuando sometes a tu cuerpo a actividad física intensa. En caso de no hacerlo, correrás el riesgo de deshidratarte y embarcarte en un proceso largo y doloroso que ya te he descrito.
En cualquier circunstancia, siempre echa mano de agua, pero a ser posible de agua saludable.

 
Te propongo algunas acciones que puedes realizar hoy mismo para tratar de disfrutar de un agua más saludable en tu vida.
Espero que estos cambios te ayuden a ti, a tus [email protected] y al medio ambiente.
Aspectos para romper la inercia que no nos deja avanzar en la salud de nuestra familia.
Como dije al principio, en el acto de comprar está nuestro poder de cambiar, porque somos los que decidimos hacer con nuestros ingresos.
¿Botellas de agua de plástico?
 ¿Filtración de agua que al darnos 1 litro desperdicia 9 litros como los sistemas de ósmosis?
 
¿Fuentes de agua a domicilio que nos engatusan con la comodidad pero nos venden  agua osmótica, en plástico y sin vida?
¿Existe una opción real a todo esto?
 
No rellenes las botellas de plástico una y otra vez
Las botellas de plástico están diseñadas para ser utilizadas una sola vez por tanto no es recomendable rellenarlas. Si compramos envases de 5 litros y vamos rellenando las mismas botellas de plástico pequeñas una y otra vez por comodidad, existe una manipulación continuada “y por tanto crece el riesgo de que haya una contaminación de microorganismos” Los Bisfenoles A se introducen en el agua con el consiguiente riesgo en la salud.
“El plástico es un material impermeable a los líquidos pero permeable a los olores, y en el caso de las botellas de agua la capa de material es muy fina”
¿Verdad que a nadie se le ocurre dejar un queso manchego dentro del coche aparcado a pleno sol? Pues con el agua pasa igual”.
La posibilidad de alteración y migración de componentes del plástico que pueden ir a parar al agua es enorme.
Además de todo esto por cada botella de plástico se han utilizado 5 litros de agua para fabricarla.

 

Conciénciate, el agua en botella de plástico no es una buena opción.

 

Tomando tres decisiones de base

  1. Tomar la decisión de no comprar más botellas de plástico para beber agua: tú sabes lo que te hace bien, lo que te hace mal.
  1. Tú decides con qué agua cocinar: Utilizar un sistema de tratamiento de agua para cocinar es la mejor solución. Si tienes un descalcificador estás aportando una gran cantidad de soluto y perjudicará a tu organismo. 
  1. La fruta y la verdura también la lavas? y ¿Con qué agua?: ¿Te habías parado a pensar en ello por un minuto? Compras fruta y verdura ecológica y luego la lavas con agua del grifo sin tratar, ¿tiene algún sentido?
  Cuando tienes  [email protected], empiezas  a darte cuenta que has de cuidar muchos aspectos de tu vida que anteriormente no te preocupaban lo más en absoluto.
  • La calefacción
  •  Proteger las esquinas de los muebles, las puertas, la cocina, etc.
  • Desinfección de los biberones
  • Empiezas a mejorar la comida 
  • Y con el agua……
  ¿QUÉ HACES?

En todas estas decisiones está la salud de tu familia

Te propongo unos pasos sencillos 

    • Deja de comprar o utilizar botellas de plásticos, se estiman que cada día alrededor de ocho billones de piezas de microplásticos pasan por plantas de tratamiento de aguas residuales y terminan en el medio ambiente acuático.                                  Estos pequeños trozos de plástico pueden provenir, por ejemplo, de la degradación de plásticos más grandes o de las microperlas utilizadas en productos de cuidado personal.

    • Los sistemas de ósmosis son altamente anti-ecológicos porque además de dejar un agua sin minerales, fundamentales para una buena hidratación, desechan al menos de casa 1 litro que te filtra desecha 9litros al sumidero (siendo esta proporción en las ósmosis más caras del mercado). Las más habituales se multiplica esta cifra por 4.

    • Los descalcificadores son buenos para los electrodomésticos, pero no para la salud. Para eliminar la cal del agua los descalcificadores necesitan aproximadamente unos 50kg./mes de sal, esto es fundamental para que nuestros electrodomésticos tengan una larga vida, pero el sodio que queda en nuestra agua con la que cocinamos o incluso bebemos está sobrepasada de sodio.  Nada recomendable para el consumo humano.

    • Busca un buen sistema de tratamiento de agua debe de tener como mínimo en su haber las siguientes certificación de NSF International* y ajustarse a las normas NSF/ANSI: 42, 53, 55, 401, P473 y P477. Con estas certificaciones y protocolos, puedes tener la tranquilidad de que tu sistema de tratamiento de agua te proporciona agua pura para ti y tu familia.

Recuerda que el poder lo tienes tú y que eres quien decide lo que comes, lo que bebes, donde compras, a donde vas y con quién. 
Tener una familia es una gran responsabilidad y una maravillosa aventura que nos quita el sueño de vez en cuando. En ese camino nos encontrarás para que no te sea muy difícil mejorar.
 
Para tener un hogar saludable has de hacer pequeños cambios pero certeros.
 
En Hazlo Saludable te ayudaremos a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad